Vamos a reconocerlo, con GLOW Netflix ha acertado de lleno. Una serie vibrante, divertida, que rompe estereotipos mientras se sirve de tópicos de los ochenta y del mundo del cine/televisión para crear un producto que es tan llamativo como adictivo.

Pero como decía la publicidad de Star Wars: Episodio I “toda saga tiene un comienzo” y en el caso de GLOW todo viene de Gorgeus Ladies of Wrestling (G.L.O.W) que comenzó en los años ochenta, en 1986 para ser más concretos, y se extendió hasta 1989, con shows en vivo y un revival a principios de la década del 2000.

Todo fue una idea de David B McLane, locutor de la World Wrestling Association y también creador de Women of Wrestling (WOW), quien tras convocar un casting al que se presentaron centenares de mujeres eligió a una docena de ellas que iban a ser entrenadas por el mexicano Mando Guerrero. Al menos hasta que se decidió que fuera Cynthia Peretti, una veterana de la lucha libre y que también aparecería en el show bajo el nombre de Pepper (en su trayectoria anterior fue conocida como Princess Jasmine). Una situación similar se ve en la serie de Netflix, con el personaje de Cherry Bang (nombre que recuerda a la blaxploitation).

Hay otros puntos que beben directamente de la realidad, como el momento de las pruebas de cámara de las luchadoras en que una de ellas dice llamarse Liberty Belle, sí hubo una Liberty en el show original a la que interpretaba Penelope Johnson. De la misma forma hay citas directas al mundo de la lucha libre como la mención de Gorgeous George, que fue uno de los nombres referencia entre 1940/50 o al momento temporal como el hecho de que Sheila, la chica lobo, esté leyendo el libro El clan del oso cavernario (novela de Jean M. Auel que se adaptó a película en 1986 bajo los mandos de Michael Chapman).

Imprescindible de esta producción es el personaje del director Sam Sylvia, que tiene el rostro de Marc Maron (con un innegable parecido a Stan Lee en aquellos años), actor y guionista que ha trabajado en Sharknado 3, Mike y Dave buscan rollo serio o la fantástica película Casi Famosos. Este realizador a su vez se inspira en Matt Cimber, un creador de serie B (o Z) con títulos en su haber como The Witch Who Came from the Sea, Alias Big Cherry, The Black 6 o Yellow Hair & the Pecos Kid.

Ved GLOW. La de Netflix, que os enganchará (y mucho), y la original que no os dejará indiferente (aunque solo sea por su colorido y su brillo).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*
Website