La saga de magia y fantasía del niño mago Harry Potter, el elegido, está de celebración. Este año 2017 es el vigésimo aniversario dela publicación de la primera novela en la que J. K. Rowling nos introdujo a Harry, Ron, Hermione, Dumbledore… y todo un conjunto de personajes inolvidables y carismáticos que marcaron a toda una generación.

En 2001 Warner Bros. plasmó por primera vez en la gran pantalla las aventuras que los lectores ya habíamos imaginado y que pudimos disfrutar con las potentes interpretaciones de Richard Harris, Maggie Smith, Robbie Coltrane, Alan Rickman, y, naturalmente, el joven trío protagonista de la saga: Daniel Radcliffe, el más desaparecido Ruper Grint y la archifamosa Emma Watson, y aprovechando el decimoquinto aniversario de su estreno, el pasado año la productora lanzó la elaborada y entretenida Animales fantásticos y dónde encontrarlos.

No, aunque os parezca mentira no os voy a hacer una disertación sobre Harry Potter, pero sí quería aprovechar la ocasión para hablaros de otros libros. También aparece un niño. Y con pelo negro. Y gafas redondas. Y magia. Un niño con potencial para ser el adepto humano más poderoso de su era. Su autor también es británico, pero en esta ocasión hablamos de Neil Gaiman, quien nos introdujo en 1990 en los cuatro Libros de la magia que ahora han sido recopilados y editados por DC (ECC en España), en tapa dura y por 20,50€.

En estos libros, y mediante las esotéricas y oníricas ilustraciones de John Bolton, Scott Hampton, Charles Vess y Paul Johnson, veremos cómo cuatro de los magos más poderosos del mundo de lo sobrenatural descubren al joven protagonista de 13 años, Tim Hunter, el mundo de la magia. Para educarle y que pueda elegir sabiamente.

Así, en el Libro I: El laberinto invisible, el Fantasma Errante enseña a Tim el pasado, el inicio de los tiempos, el mundo de los antiguos, la Atlántida, brujas, artefactos, todos aquellos que han pasado por la tierra y han dedicado su vida a la magia, y algunos le han podido hablar sobre ello y lo más importante: su precio.

En el Libro II: El mundo de sombras, será John Constantine quien muestre a Tim el presente. La elección de adentrarse en el mundo de la magia o de alejarse para alejarla por completo de su vida. Pero, más bien, en este viaje se adentra en lo sobrenatural, las distintas magias y seres que existen. Vislumbra que la bondad y la maldad son caras de un mismo prisma y, sin duda, el precio que ella conlleva.

En el Libro III: La tierra del crepúsculo de verano, seguiremos al Doctor Occult a través del mundo de Faerie y conoceremos, a la par que Tim, a las hadas y sus reglas, las tretas que usarán para su propio beneficio, y otros mundos a los que desde allí se podrá acceder, como el Mundogema, el Infierno o el Sueño. La importancia de seguir las reglas y el precio de salirse del camino.

En el Libro IV: El camino a ninguna parte, andaremos junto a Tim y Míster E al futuro. O mejor dicho, a un posible futuro. Todo depende de las decisiones del chico. Iremos hasta el fin de los tiempos, conoceremos a la Muerte y veremos cómo esta se encuentra con todos y pone en su lugar hasta al más poderoso. Todo tiene un precio.

Sin lugar a dudas, considero y afirmo que Los libros de la magia son una lectura fascinante e imprescindible para cualquiera que quiera saber sobre magia. Se trata de una lectura profunda, existencialista y filosófica que no debe tratarse a la ligera. Un volumen al que dedicarle una lectura profunda, tranquila y reflexionada porque de lo contrario se puede caer en un remolino de conceptos e historias que más que hacer las delicias de cualquiera puede convertirse en un batiburrillo sin sentido.

Recomiendo sin titubear esta obra y puedo garantizar que, si les dais el tiempo que se merece, no solo disfrutaréis con ella, sino que os transportará a otro mundo donde desearéis ser vosotros quien tenga que responder a la siguiente pregunta: ¿crees en la magia?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*
Website