Ahora que estamos en un mundo tan lleno de series, en el que cada semana hay nuevos títulos que deberíamos seguir, tramas que se complican y decenas de producciones que tienen su propia legión de fans, es muy importante que hagamos selección y nos quedemos con lo que nos gusta.

Lo que nos gusta, que no necesariamente es lo mejor. A veces coincide, en general todos somos fans de Breaking Bad, pero en otras tantas no es así y no tiene nada de malo. Así que va por aquí esta pequeña selección de cuatro series de animación que os recomiendo.

No diré que son las mejores, pero sí que son de mis favoritas. Aunque la verdad que si uno rastrea y se documenta un poco, verá que sí son de las más aplaudidas por público y crítica.

En fin, al turrón.

Ducktales

Los que me conozcan un poco sabrán que me encanta el trabajo de Carls Barks y Don Rosa, y en general todo lo que tenga que ver con los patos de Disney; y al igual que otros tantos de mi generación, devoré la serie de Patoaventuras cuando se emitía en Televisión Española dentro del segmento llamado Club Disney.

Años después la producción ha vuelto totalmente actualizada, sin caer en el error de crear nostalgia solo por nostalgia. Ha regresado con fuerza, con el mismo espíritu de aventuras de la original, con sus personajes llevados a la actualidad pero manteniendo el sabor clásico y de paso dejando más de un guiño en la pantalla.

¿Necesitas más motivos? David Tennant es el encargado de poner la voz a Gilito McPato (Scrooge McDuck) y Tony Anselmo siendo de nuevo Donald, como ya fue en la Patoaventuras original (y siempre desde mediados de los ochenta).

Archer

Archer es una serie más que recomendada para los amantes de los espías y agentes secretos, así que tras escribir  el libro 007: James Bond, de espía a icono creo que no le extrañará a nadie que deba recomendarla para vuestro disfrute.

Una producción paródica en la que el protagonista, llamado precisamente Sterling Archer, es el mejor agente secreto del mundo pero con todos los vicios que tan bien conocemos de Bond: es mujeriego, prepotente, alcohólico… y de regalo algunas cosas más. Junto a él están un elenco de secundarios a cada cual más excéntrico, en el que no faltan la jefa del servicio secreto (que además es su madre), un mad doctor muy pasado de rosca o la eficiente secretaria que en este caso además tiene problemas mentales.

¿Necesitas más motivos? El actor Christian Slater tiene un personaje recurrente, un agente rival llamado solamente Slater y que por supuesto tiene los rasgos del intérprete.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*
Website