En toda consulta se pasa visita, y hoy viene Goyo Fermoselle. Periodista, colaborador habitual de La Encuadre y fundador de Trend Comunicación, empresa que organiza en mayo un interesante curso sobre redes sociales (en Salamanca) del que os dejo aquí información.

Soy el mejor en…

¿En qué destacas? ¿En qué eres bueno? ¿Hacia dónde pretendes encarrilar tu vida en un mundo como el actual en permanente crisis? ¿Quieres disfrutar con tu trabajo o quieres sufrir cada día?

¿Te has hecho en algún momento cualquiera de las anteriores preguntas? Posiblemente sí. Y, si lo tienes claro es un gran paso respecto a otras muchas personas. Ha pasado el momento que te preguntaban cuando eras pequeño qué quieres ser de mayor. Ya no sólo porque ya eres mayor y ya tienes ante ti los retos de la vida ‘adulta’ sino, sobre todo, porque ante ti se te va a presentar una vida que te va a llevar por múltiples vericuetos que, en muchos casos, ni siquiera te habías imaginado.

Esta pequeña introducción viene al hilo de que, últimamente, y cada vez más, la especialización de las personas es un bien más que útil de cara a encontrar un camino laboral con el que sentirse a gusto. Personas a las que les gusta un determinado tipo de música, de cine, de deporte… O que le encantan, por ejemplo, los puzzles.

Y en este momento, compartir todo ese conocimiento es básico si quieres destacar. Reniega de la idea de que eres un ególatra diciendo que eres muy bueno en algo. Si lo eres, la gente te lo dirá. Y tú se lo demostrarás. Cierto es que no has de ir fanfarroneando a diario con ello pero tampoco de olvides de mostrar tus habilidades. Son tuyas, tienes el completo derecho de utilizarlas como mejor gustes.

¿Cómo compartir? Lo tienes fácil. A día de hoy, las redes sociales se han convertido en el perfecto transmisor de conocimiento para que todas las aficiones que tenemos las podamos comunicar para que otros muchos usuarios también se aprovechen de nuestras capacidades.

Quizá el ejemplo del puzzle te parezca absurdo. Pero… ¿y si realmente eres bueno haciendo puzzles? ¿Has pensado en transmitir ese conocimiento tuyo al resto del mundo? Puede que no. Pero piensa que, por ejemplo, una persona que realiza un puzzle es una persona con un cierto grado de perseverancia puesto que completar un puzzle no es algo que se haga precisamente en media hora. Eso ya denota un rasgo de tu propia personalidad ciertamente positivo. La tenacidad y el esfuerzo por terminar las cosas son siempre muy valorados.

Pero, ¿has pensado en crear una página en Facebook? Puedes colgar toda tu obra. Puedes pedir consejos a otros amantes de los puzzles. Puede dar trucos. Puedes decir dónde se consiguen determinados modelos de puzzles… Las imágenes se vinculan mucho con los sentimientos y con la expresividad de la gente. ¿Y más allá de eso? ¿Te vas a quedar sólo con subir las fotos a Facebook? Mejor a Instagram, o a Streamzoo, o a EyeEm, o a Flickr… tienes tantas redes sociales vinculadas con la fotografía que si buscas el modo de destacar con tus imágenes seguro que tus amigos ya no te llaman ‘el friki de los puzzles’.

Claro que si quieres destacar enseguida, puedes hacerlo a través de Twitter. Estás tardando si no tienes una cuenta. El mundo late en Twitter. El corazón de la actualidad está ahí. ¿Y si tienes un puzzle de un lugar en el que ha pasado un acontecimiento importante? ¿Por qué no compartirlo?Y dirás, tengo que hacerme un blog. Por supuesto, fundamental. Y vincularlo con el resto de las redes sociales para que todo tenga más impacto. Y compartirás tu conocimiento con más gente y llegarás a más personas y lograrás lo que querías… visibilidad. Eso es lo que buscamos. Visibilidad y, por supuesto, viralidad. ¿Un vídeo en YouTube mostrando tus trucos de creación de puzzles? ¿Por qué no?

Y si tu nombre va sonando como un experto en puzzles y la gente empieza a conocerte, ¿has pensado en utilizar los ‘hangouts’ de Google+ para crear conferencias o charlas online?

¿Ves? Crear tu marca personal a través de la diferenciación es fundamental. Buscar eso que te hace especial, que te hace diferente es lo que hay que trabajar. Pero no pienses que es algo que va a dar sus frutos de hoy para mañana o de hoy para la semana próxima. ¿Piensas que Michael Jordan era el mejor sin más, simplemente porque se llamaba Michael Jordan? No, Michael Jordan trabajó sus potencialidades y se convirtió en el mejor deportista de su época. Perseveró y triunfó. Su marca, a día de hoy, sigue dando beneficios. Se lo curró.

¿Por qué tú no vas a poder hacerlo si también eres el mejor en…?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*
Website