Tengo un producto y quiero venderlo.

¿Cómo hacerlo? Encontrando y dirigiéndome a mi público.

¿Y cómo sé quién es mi público?

Mostrando mi producto al mayor número de gente posible, y aquél que lo sea reaccionará.

Para hacer eso, hay que investigar primero por dónde se mueve la gente, qué consulta y usa en su día a día.

Exacto. Las redes sociales. Facebook, Twitter, Instagram, Pinterest… son una maravillosa vía para darse a conocer. Y algo más importante aún: hay que llamar la atención.

Se ha demostrado que una persona, a lo largo del día, recibe una ingente cantidad de estímulos que ha aprendido a ignorar (¡por pura supervivencia!). Es por eso que si quieres que alguien centre su atención en ti, debes llamársela con algo atractivo y atrayente. Algo que sobresalga del resto de estímulos.

Una manera es mediante imágenes promocionales, sea fotografía, dibujo, ilustración… Cada vez más, la sociedad consume elementos audiovisuales. Por una razón muy sencilla: el tiempo.

El mundo cada vez gira más rápido y eso reduce el tiempo que puedas dedicar a los estímulos que comentábamos. Es por eso que en el poco tiempo que tienes para llegar a la gente consigas algo muy importante: impactar.

Si mi imagen no deja indiferente, se olvidará en cuanto llegue el siguiente estímulo.

Usa tus medios para conseguirlo. Tú eres tu público. Por lo tanto, la siguiente pregunta es:

¿Qué es lo que a mí no me deja indiferente?

2 thoughts on “¿Cómo publicitar lo mío?

  1. Cierto que una buena imagen vale más que mil palabras y hay que cuidarse, el exterior y se beneficia el interior, es muy bueno ayudar a la gente a que se cuide y le renazca las inquietudes y las ganas de cuidarse conlleva despertar la esperanza y la fe por todas las cosas de la. a mi lo que más me gusta es sacar lo mejor de las personas, y borrar todo lo malo de los pensamientos, sentimientos e ideas, me gusta transforma a la gente, eso lo hice toda mi vida sin saber lo que hacia, conciliar y dar paz interna y sacar lo mejor de cada uno de nosotros, porque todos tenemos grandes dones, hay que sacarlo, limpiarlo y a veces resucitarlos, todos somos seres de luz divinos. Paz y amor felicidad y armonía.

    • No hay que olvidar quiénes somos sin perder de vista el hecho de que siempre podemos mejorar. La introspección es la clave.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*
Website