Sin darme cuenta he ido tres años seguidos a firmar libros a Asturias.

En 2015 estuve en Comet Con en Oviedo, evento al que quiero volver más pronto o más tarde, y también en Gijón en la tienda Mazinger que se ha reconvertido en Identidad Secreta (en un cambio de enfoque del negocio al combinarla con cafetería, igual que en Norma + Glups de Barcelona). El pasado 2016 tuve la enorme fortuna de ser uno de los invitados al festival Celsius de Avilés, en el que pude conocer a otros colegas profesionales y disfrutar de las presentaciones de muchos de ellos. En este 2017 junto con Toni Kudo he acudido a la tercera edición de Metrópoli Gijón, más en concreto a su Comic Con en la que compartimos un stand comercial.

Era la primera vez que iba, aunque había oído hablar de ella a través de redes y de amigos que habían ido anteriormente (¿Recordáis el Iron Man que hubo? Era obra de Vision FES). Parecía una muestra interesante, encajaba por fechas, me gusta Asturias y las condiciones eran bastante buenas. Así que Toni Kudo y yo nos liamos la manta a la cabeza y decidimos ir, en ambos casos con nuestras obras auto editadas (¡¡¡BATMAN!!! La inolvidable serie de los 60, Frost, perrito de aventuras y Vestidos para el éxito, en mi caso) en busca de la fortuna y la aventura.

Toni Kudo, Marta Beren y yo mismo.

Y ha sido un buen viaje, de verdad que sí, pero con sus luces y sus sombras. En el apartado personal he disfrutado mucho, he estado con muy buena gente compartiendo anécdotas e historias, me he puesto al día con conocidos, he conseguido un par de firmas que me interesaban y reconozco que hacía tiempo que no me hacía con tanto material en un salón (os lo cuento en el vídeo que tenéis justo debajo).

Pero, como he dicho en el párrafo anterior, ha sido con luces y sombras en lo que a la parte profesional se refiere. Un precipitado cambio de stand el día antes de comenzar por necesidades no previstas por parte de la organización (que, también debe decirse, nos fue compensando), la confusión con el nombre de nuestro espacio que a pesar de haberlo comunicado por mail, por teléfono y por persona no se cambió en ningún momento, la imposibilidad de lograr la clave del wifi del evento que en teoría se nos proporcionaba con la contratación…

De la misma forma se notaron otros fallos de organización referentes a la información. El espacio destinado a tal uso en la Comic Con solo era para venta (según aclararon las personas que estaban en el mismo) y el general de Metrópoli estaba bastante perdido en lo que a la Comic Con se refería, sumado a que parte del staff tampoco parecía saber en ocasiones cómo responder a preguntas sobre actos y horarios.

Dicho esto que nadie se lleve las manos a la cabeza y piense que ha sido un desastre. No ha sido así. Son problemas lógicos en un evento de tan poca trayectoria (tan solo tres ediciones) que abarca tanto en forma metafórica y literal (recordad que Metrópoli también es música, comida, exposiciones…) y que se ha visto desbordado por la respuesta de un público que en esta ocasión ha sido de algo más de 300 000 personas, según los datos del departamento de prensa de Metrópoli Gijón.

¿Hubo fallos? Sí, por supuesto. Algunos mas preocupantes que otros, pero nada que no sea salvable en posteriores celebraciones con un poco de cuidado, más personal y cuidando a todas las partes que hacen posible este evento, desde los visitantes a los autores invitados pasando por los stands comerciales y por supuesto a todos los perritos que se pasearon por allí ya que es completamente Dog Friendly (y claro, Frost, perrito de aventuras, no se lo perdió).

Luces y sombras.

Así que ahora vamos a las luces.

Destacan por encima de otras la presencia de nombres de relevancia del mundo del cómic como Mike Zeck, toda una leyenda gracias a las Secret Wars, o Mike Deodato entre otros. Junto a ellos estaban también diversos actores de la saga Star Wars encabezados por Garrick Hagon al que muchos recordaréis por su papel de Biggs Darklighter, sin dejar de lado la mediática presencia de Kristian Nairn y Sibel Kekilli o Hodor y Shae de la serie Juego de Tronos con los que hubo cierta tensión en los medios (o más bien, con sus agentes).

Por si esto no fuera suficiente, se completaba todo con la posibilidad de disfrutar de un evento multidisciplinar ( Metrópoli en sí) en el que los fans de Harry Potter tenían su exposición, los amantes de David Bowie podíamos dejarnos llevar entre paredes llenas con su magia, o asistir a los diferentes conciertos como el Rulo y la Contrabanda o Alaska; y otro buen número de actividades para disfrutar en familia, con amigos e incluso acudiendo solo si es lo que se prefiere.

Gerald Home, Star Wars, charlando con Sergi Páez, Marc Martí y otros dos asistentes.

La Comic Con de Metrópoli Gijón es un evento al que no sé si volveré con stand comercial, esta era realmente la primera vez que lo hacía y hay que valorar muchas cosas, por el coste del mismo al acudir desde Barcelona, tanto en el apartado económico, de tiempo y trabajo. De lo que no tengo dudas es de que sí quiero regresar de visitante, poder perderme entre sus actividades, disfrutar de todo lo que en esta ocasión no he podido (al tener que estar casi todo el tiempo vendiendo junto a Toni Kudo) y de paso provechar para visitar otra vez esa tierra verde que parece salida de un sueño.

Asturias, nos volveremos a ver.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*
Website