Este año prometía tener tres grandes estrenos relacionados con superhéroes. El primero y que desde un principio ha suscitado polémica es Batman v Superman: el amanecer de la justicia, una cinta que bien podía haber sido una de las mejores del género y tiene material para ello pero que desaprovecha en todo momento.

Dentro de poco llegará también una nueva entrega de la franquicia X-Men que por lo poco que ha ido dejando ver promete al menos un buen rato de diversión, además que a excepción de X-Men Orígenes: Lobezno en gran medida Fox ha sabido mantenerlas siempre con una buena dosis de calidad y acción (y socarronería si hablamos de Deadpool) aunque con algunos desniveles, más si empezamos a compararlas con X2 que es sin duda la más completa de todas.

La tercera jugada ganadora parecía ser Capitán América: Civil War, nueva propuesta de Marvel Studios y Walt Disney que habían dejado el listón muy alto tras todo lo que han ido presentado hasta el momento.

Pero antes de seguir, conviene dar un poco de historia al lector.

Capitán América, el héroe que inspira

El Capitán América es una creación de Jack Kirby y Joe Simon para la empresa que hoy conocemos como Marvel Comics. Hizo su primera aparición en 1941 en el número 1 de la colección que llevaba su nombre por título y realmente era uno de tantos personajes creados en plena Segunda Guerra Mundial cuyo único propósito era pegarse con los nazis y poco más.

Su trama era sencillamente una más que mezclaba la fantasía científica con el conflicto. El joven Steve Rogers será declarado no apto repetidas veces para alistarse y luchar por la libertad, hasta que un mad doctor (mad, pero bueno) recale en él y le elija como parte del proyecto Supersoldado. El resto es historia, una historia que se ha ido ampliando y retocando pero que en sus bases no varía.

Al terminar la contienda bélica siguió viviendo aventuras hasta entrada la década de los cincuenta y ahora peleándose contra los comunistas que a fin de cuentas también eran un enemigo de la nación. Posteriormente en retrocontinuidad se explicó que realmente tras la muerte del héroe original otros habían tomado su manto y el escudo para hacer que la leyenda continuara con vida.

No es realmente hasta 1964 en plena Era Marvel que el auténtico volverá a hacer aparición. Será dentro de la colección de Los Vengadores que se encontrarán su cuerpo congelado y atónitos verán que este despertará sin saber dónde o cuándo está. Según se sabrá tras una fallida misión contra el Barón Zemo (padre) el Capitán América caerá al mar y su joven compañero Bucky morirá.

Así desde ese momento Steve Rogers pasará a formar parte del grupo y siendo considerado siempre un pilar básico del mismo. Siendo siempre el espejo en el que se medirán todos los demás héroes, un faro que brilla en todo momento sabiendo qué debe hacer, pero que al igual que todos tendrá sus momentos de sombras. Algunas son provocadas por villanos de su pasado como el temible Cráneo Rojo (que al igual que “The Master” de Doctor Who siempre vuelve), el ya citado Barón Zemo (padre e hijo) y por supuesto al principio de su vuelta el encontrarse en un mundo que ha seguido adelante sin él.

Y por supuesto está el mayor golpe de todos, descubrir que realmente Bucky no había muerto. Fue encontrado por los rusos en el mar y “arreglado” como un arma que respondía al nombre de El Soldado de Invierno. Una de las más interesantes creaciones de Marvel Comics de los últimos años y cuya repercusión puede verse en el ya reseñado tomo de Capitán América: Civil War.

Iron Man, el hombre con pies de barro

Iron Man es uno de los personajes que dan el pistoletazo de salida a una nueva forma de entender y hacer cómics. Su protagonista lejos de ser un héroe es un empresario llamado Tony Stark que se ha lucrado con el negocio de las armas y que será secuestrado para crear más mientras un trozo de metralla se acerca a su corazón.

Esta es la historia que entre Stan Lee, su hermano Larry Lieber, Don Heck y Jack Kirby se narra en Tales of Suspense nº39 de 1963, con el desenlace final de que fabricará una rudimentaria armadura con tecnología de la época que le ayudará a seguir vivo y también le hará volverse un defensor del bien. Será uno de los miembros fundadores de Los Vengadores y también uno de los que se encontrarán con el congelado Capitán América.

Desde el principio se muestra como un hombre con pies de barro. Por un lado por la dolencia de corazón que durante largo tiempo le hará tener que depender de su brillante creación para sobrevivir y otro tanto por el salto que dio Marvel Comics al hacer de él un alcohólico creando una de sus etapas más recordadas hasta la fecha. Además ha sufrido serios reveses en su vida, desde la pérdida de compañeros, robo de su trabajo, descubrirse su identidad y un largo número de crisis.

Por supuesto lejos de tener poderes ha dependido siempre de sus armaduras para poder hacer el bien, o no tanto ya que en el fondo lo que siempre ha tenido ha sido su intelecto. Es un auténtico visionario en el puro sentido de que es capaz de intuir por dónde irá el futuro y adelantarse a este.

Los antecedentes a la lucha

A pesar de que Tony Stark y Steve Rogers son amigos realmente cercanos no siempre han estado de acuerdo en su forma de ver las cosas. En más de una ocasión lo marcado de sus caracteres les han enfrentado y han terminado a puñetazos, e incluso han hecho que se hayan creado cismas entre el grupo de Los Vengadores.

La primera vez fue en 1964 en Tales of Suspense nº 58. En este cómic la portada deja ver a Iron Man golpeando al Capitán América lo que no deja lugar a dudas sobre qué encontrará el lector, o casi ya que en realidad todo es un ardid del Camaleón. Por supuesto en el propio Avengers Vol. 1 nº 4 se enfrentará a Los Vengadores nada más despertar en medio de la confusión que siente, motivo por el que nadie puede culparle y claro está que finalmente todo se soluciona.

Otros enfrentamientos han sido en Captain America Annual nº 9 de 1990 cuando Iron Man es infectado por un virus y su compañero debe pararle, la historia doble de Iron Man nº 228 + Captain America nº 341 en el que pelean mientras Stark está intentando recuperar su tecnología y la cosa se va de las manos. Destaca por encima de otros el Iron Man nº 127 de 1979 en que no hay lucha física y todo es simplemente un diálogo entre los dos hombres cuando Tony está cayendo irremediablemente en el alcoholismo y Steve se abre a él diciéndole que conoce esta situación ya que su padre también era alcohólico y que “a man has to want to be helped. Let me know when you do”.

Civil War, amigo contra amigo

Y llegamos a Civil War. El macro evento que en el año 2006 pasó a redefinir el status quo del Universo Marvel, sus personajes, relaciones y cuyas repercusiones duraron durante mucho tiempo resonando hasta el día de hoy.

La trama principal fue escrita por el prestigioso Mark Millar con Steve McNiven a los lápices, con una intrincada rama de hechos que se fueron extendiendo por todas las colecciones del momento, junto con varios especiales y tomos que completaban lo que se iba narrando.

Todo comienza cuando el grupo conocido como Los Nuevos Guerreros está grabando un reality en una de sus misiones sale terriblemente mal. Al ir a atacar a varios villanos (que estaban tranquilos en un barrio residencial de Stamford, Connecticut, sin molestar a nadie, todo sea dicho) se descontrola la situación y Nitro pone fin al encuentro usando sus poderes causando el fallecimiento de más 600 personas al explotar cerca de una escuela. Las imágenes llegan a todos los televisores y rápidamente el gobierno toma una decisión: la ley de registro.

Esta normativa no es nada nuevo para los lectores veteranos ya que en la serie X-Men (principal y derivada) se ha tratado extensamente el acta de registro de mutantes, que de hecho fue la trama usada en la primera película cinematográfica. Ahora todos los superhéroes tendrán que dar su nombre y estar localizados, algo que el trío formado por los científicos Iron Man, Mr. Fantástico y Chaqueta Amarilla ven como un acierto pero no tanto el Capitán América que lo considera un total ataque a la libertad individual.

Rápidamente como el faro que es se le unirán varios otros héroes, empezando por el Halcón (que además es su mejor amigo) y otros tantos, llegando a formar parte de sus filas al final Spider-Man que comenzó del lado de Tony Stark hasta que decide que todo se ha ido de madre.

El enfrentamiento entre el grupo pro registro y el anti registro será duro, complejo, llegando a ver cismas incluso en Los Cuatro Fantásticos, la muerte de personajes, alianzas fatales con villanos y sencillamente uno de los hitos más relevantes e interesantes de Marvel Comics en los últimos veinte años.

El universo de la gran pantalla

En el cine en un primer momento se quiso plantear el universo con Hulk y Edward Norton como elemento central, pero las cosas fueron hacia otro lado y el Iron Man interpretado por Robert Downey Jr. fue ganando enteros. Poco a poco fueron llegando otros personajes como Thor, Máquina de Guerra, y por supuesto el Capitán América cuya primera aventura se sitúo en la Segunda Guerra Mundial con Chris Evans (que también había sido Johnny Storm) como protagonista.

Lógicamente todos unieron sus fuerzas en Los Vengadores 1 y 2, mientras desarrollaban sus aventuras en solitario en las diferentes cabeceras. Una de las más interesantes y mejor realizadas fue Capitán América: El Soldado de invierno que narra el regreso del antiguo amigo y compañero de Steve Rogers, aunque bastante modificado para adaptarlo a la idiosincrasia de lo que se estaba viendo en el cine.

Se logró una película que fue todo un éxito de crítica y de taquilla con una trama de espionaje llena de luces y sombras que bebía mucho de los cómics del personaje de los ochenta. Se rompió por la mitad todo lo que se había contado hasta entonces y en parte abriendo puertas que llevan hasta el momento actual.

Tras Capitán América: El Soldado de invierno vimos que Bucky no había fallecido y de hecho logra zafarse de todos escapándose para intentar encontrarse consigo mismo y su pasado. No será hasta la película Ant-Man en que volveremos a saber de él, cuando en la escena postcréditos aparezca derrumbado en el suelo frente a Steve Rogers y el Halcón que mantendrán una conversación en la que se deja claro que no confían del todo en Tony Stark, viéndose obligados a buscar aliados en otra parte.

Capitán América: Civil War

Este encaje de bolillos es una de las apuestas fuertes de Marvel Studios que ha estado cuidando con gran esmero todas sus producciones, ya fuera como independiente o parte del complejo entramado que es Walt Disney, que pondrá punto y final a todo lo contado hasta el momento abriendo los caminos a toda una nueva etapa de películas.

A este hecho sirven la introducción de Pantera Negra y Spider-Man. El primero en un inicio pensado como posible sustituto del arácnido en caso de no llegar a un acuerdo viable entre Sony y Marvel Studios, pero que se presenta totalmente encajado y con sentido real dentro del metraje ampliando así el universo que ya conocíamos para hacer de este un lugar todavía más rico.

En el caso del segundo ha sido uno de los golpes de efecto que ha tenido la película, bien explotado durante su promoción y que además tendrá como consecuencia la primera aventura del personaje realizada por Marvel Studios, Spider-Man: Homecoming. La inclusión de Peter Parker y su alter ego interpretados ambos por Tom Holland es todo un acierto, realmente orgánico dentro la trama y que casi de un plumazo hace que nos olvidemos de las dos anteriores sagas producidas por Sony (que tuvieron sus aciertos, no lo olvidemos). Puede que el motivo de lo bien que funciona sea el contar con un actor de una edad cercana a la que realmente debería tener el trepamuros o a que por fin está integrado dentro de un mundo con otros héroes como siempre ha sido en el cómic.

Capitán América: Civil War no es solo una película más y tampoco es una simple aventura del abanderado, es mucho más. Es un no parar de acción y adrenalina mezclada con momentos de comedia que sirven para aliviar la tensión mientras logran que la trama siga avanzando. Hay que destacar las buenas actuaciones de un equipo que se conoce bien y que en todo momento tiene una química que casi funciona sola en pantalla, destacando la sobresaliente actuación de Robert Downey Jr. como un Tony Stark carcomido por las decisiones que se ve obligado a tomar. Esta cinta se aleja en gran medida del argumento mucho más simplista que tuvo Los Vengadores: La era de Ultron (que plantea ideas interesantes pero que no termina de desarrollar) logrando dar al espectador una película que no olvidará.

Marvel Studios prometía y se jugaba mucho, las expectativas estaban realmente altas y el público sentado en la butaca solo espera una cosa, que se cumpla todo lo que se pretendía. Así ha sido y más.

Sin duda alguna Capitán América: Civil War es la película de superhéroes del año.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*
Website