Los que me sigáis en redes sociales (Twitter, Instagram y Facebook) ya sabréis esto, hace unas semanas Julie Newmar, la actriz que interpretó a Catwoman en la serie de televisión de los años sesenta de Batman elogió el trabajo hecho en el libro que auto edité sobre ese título.

Y con motivo de ello, he querido extraer algunos de los párrafos que podréis encontrar en ese libro, en ¡¡¡BATMAN!!! La inolvidable serie de los 60. 

Catwoman

En ocasiones llamada Mujer Gato o Gatúbela fue interpretada a lo largo de la producción por tres actrices y guionizada con el amor de Stanley Ralph Ross.

En el caso de la felina fatal lo hará con los rostros de Julie Newmar (temporadas 1 y 2) Lee Meriwether (la película, al tener la intérprete original otros compromisos) y Eartha Kitt (temporada 3), recomendada por la propia Newmar por su ronroneo.

Hablemos un poco de ellas.

Julie Newmar fue una actriz, bailarina y coreógrafa que llamó la atención por su altura (1,80 m.) y su fina cintura, cuyo primer papel de relevancia fue en el clásico Siete novias para siete hermanos, pero su éxito no llegaría hasta los sesenta. No, no fue con Catwoman (que también), fue con la serie My Living Doll y el papel de Rhoda la Robot, además de hacer apariciones en The Twilight Zone, Superagente 86 y en Star Trek. Tenía sus dudas sobre ser Catwoman pero su hermano le dijo que aceptara («Batman! That’s the favorite show at Harvard. We all quit our classes and quit our studies and run into the TV room and watch this show. Do it!»).

Lee Meriwether fue ganadora de varios concursos de belleza, entre los que se cuenta el de Miss América, encontrando en la felina su total salto a la fama a la que siguió El túnel del tiempo, Misión imposible o The Munsters Today en la que encarnaba a Lily Munster.

Eartha Kitt fue además de actriz, cantante de jazz (os recomiendo escucharla) con una larga carrera que incluyó también el cine y el teatro compartiendo cartel con grandes como Nat King Cole, Orson Welles o Sidney Poitier. Con altibajos en su popularidad esta sufrió un nuevo auge por ser Catwoman, precediendo en décadas a Halle Berry como intérprete afroamericana para el personaje.

Al igual que el Joker, aparece en Batman n.º 1, aunque solo bajo el alias de The Cat y se nota esa relación de amor entre ellos desde ese momento. Será en Batman n.º 2 cuando el detective use el nombre de Catwoman y aunque parecía haber muerto volverá en el n.º 3, llevando un vestido de noche y capa, dos elementos que conservará durante largo tiempo, no así la máscara de gato, que abandonará.

El personaje será uno de los que más evolución sufra, tanto en sus orígenes como en la actitud que tiene ante la vida y su relación con Batman. Ciertamente sienten ambos algo muy profundo por el otro, pero los actos delictivos de ella (que no necesariamente malos) hacen que sea un tema siempre complicado. Aunque la serie no dejaba precisamente mucho espacio para amoríos, el tema se tocó ligeramente en la película, dejando claro que el corazón de Bruce Wayne sentía algo y (quizá) era correspondido.

En un primer momento se pensó en la actriz Suzanne Pleshette (que encontrará gran fama en los setenta por The Bob Newhart Show), pero finalmente recayó sobre Julie Newmar el honor de interpretarla por primera vez en «The Purr-fect Crime/Better Luck Next Time», uno de los episodios más redondos en el que no falta de nada, incluyendo una cierta tensión sexual que irá a más con Batman dejándose embelesar cada vez más.

Pero podemos perdonar al cruzado encapotado que no sepa defenderse ante un ajustado catsuit, diadema con orejas de gato, antifaz, collar y un cinturón dorado que fue el complemento puurrrrfecto para una felina ladrona. Además, por supuesto, varios artilugios con toques gatunos como su icónico látigo, gafas para ver en la oscuridad e incluso el venenoso Eau de Chat (perfume de gato).

Este look con unos muy mínimos cambios será el que lleven sus dos sucesoras, aunque Kitt lucía unas orejas gatunas algo diferentes (y ella misma transmita más aire de fiera pantera) y un inolvidable catcoche verde. Y nadie puede negar que Roberto Craciunica y Lindy Hemming se basaron en este diseño para el de Anne Hathaway en El caballero oscuro: La leyenda renace.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*
Website