Todos tenemos esqueletos en nuestro armario. Cosas del pasado que de vez en cuando llaman a nuestra puerta, descolocan la vida que llevamos y con suerte solo nos hacen ser más fuertes. O lo contrario, nos rompen por completo y nos dejan solos llorando en un agujero oscuro.

Da igual si somos grandes, pequeños o si tenemos la piel de metal. Nadie está libre de pecado.

¿Recordáis El ángel caído? Un tomo de Astrocity que presenta a Jack Acero, un antiguo supervillano de poca monta que sale de prisión e intenta enderezar su vida. La historia es un repaso por la cara que nunca se ve de los malvados, sus dudas, planes fracasados, sus familias y todo lo que deben dejar de lado para intentar ser los que ganen por una vez. No es uno de los mejores tomos de esta larga saga, pero tiene sus acierto y se deja leer realmente bien.

Precisamente el mejor acierto es el de presentar a Jack Acero, un personaje derrotado que logra levantarse, encontrarse de nuevo a sí mismo y emprender un largo camino hacia la redención. Un personaje que debe ser un héroe a su pesar, carismático sin pretenderlo y con un futuro lleno de posibilidades. De igual forma en ese volumen se esboza un pasado que apenas llega a verse, una de las herramientas que usa Kurt Busiek para poder desarrollar este mundo a su antojo; da unos pocos detalles concretos mientras deja un buen montón de huecos que poder rellenar más adelante.

En Astrocity: Cosas del pasado vuelve a ser el protagonista el aparecer en su vida Alfanje, antigua líder de su trío de villanos, y empezar una investigación que le llevará por su antigua vida y al lector por los habituales guiños al cómic que es esta carta de amor llamada Astrocity y que en este caso vuelve a tener los preciosos lápices de Brent Anderson.

La segunda parte presenta una historia dibujada por Ron Randall centrada en el Resorte, en el último de la saga de justicieros y al igual que el caso de Jack Acero todo sucede por la aparición de alguien del pasado o más bien por su hija en busca de venganza (de la misma forma en un volumen anterior ya se enfrentó a su futuro). Si bien la trama no es de las más interesantes de esta serie, es una de las que mejor exponen la inteligente forma de Kurt Busiek de ir completando su universo, rellenando los huecos que deja entre detalles e incluso permitiéndose dar la vuelta a lo mostrado si esto ayuda a dar más profundidad a sus personajes.

Astrocity: Cosas del pasado es una parte más del amplio universo de Astrocity; no es la mejor y tampoco la más recordable, pero para completar el todo es necesario cada pequeña tuerca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*
Website