El periodismo es un oficio cargado de tópicos. Desde un primer momento tenemos esa de “te pega ser periodista” (un tópico basado en otro tópico que llena nuestra imagen de tópicos), y otras de “es que los medios está controlados por los partidos” (que no estoy diciendo que no sea cierto) y el tópico de los tópicos de “si defiendes a unos es que estás en contra de los otros”.

Ilustración de Sansón

Tópicos, tópicos y más tópicos. Y repetir de forma incesante una palabra es también algo tópico. Pero aviso, la palabra tópico y la palabra periodismo se van a repetir muchas veces. Sí, eso es también un tópico en toda regla.

No me gustan los toros. Miento. Sí me gustan, pero los animalitos ¿vale? No la fiesta nacional (para mí una fiesta consiste en ir a tomar algo y escuchar rock. Otro tópico, el de llamar fiesta nacional y el de decir que no lo es), ese show que consiste en matar a un animal por el único motivo de la diversión, eso ya no. No lo entiendo y no logro comprender que alguien disfrute de ello. Ahora, entramos de lleno en el tópico del bandismo (término que explico en nada) por una sencilla cuestión de asociación de ideas se podría establecer que considero asesinos a todos los que asistan a los toros, que soy inevitablemente de izquierdas y que al gustarme comer pollo soy un incoherente (“bien que te quejas de los toros, pero no cuando matan un pollo para que te lo comas”).

Este tipo de conclusiones las sacamos día sí y día también en nuestra vida. Y en muchas ocasiones pecamos de ello en el periodismo, una clara consecuencia de no cumplir de forma suficiente con la documentación y dejarnos llevar por mensajes pre concebidos (como pasa muchas veces, cada vez menos, al tratarse el tema del cómic en periódicos de corte generalista).

Lógicamente, en esta línea de pensamientos y no en una reflexión pausada, nos hará ir a que si alguien no está a favor de lo que decimos es que está en contra. Si una cabecera mediática es de una ideología (por desgracia todos podemos enumerar la de los grandes medios corporativos), no tendrá cabida en sus páginas nada que se desvíe y se hará una censura malvada en todo momento. Igualmente no existe el espacio para el error, y si se publica algo que consideramos que no es cierto es que responde a siniestros intereses. Y si no piensas así, es que no eres de los míos y eres uno de ellos.

¿Ya se va cogiendo la idea?

[youtube http://www.youtube.com/watch?v=RH6T11HpncE]

Este tipo de enfrentamiento está muy presente en el fútbol (otro tópico), en el combate entre Star Wars y Stark Trek (tópico subcultural que conozco por experiencia propia), y por supuesto en la política de nuestro país en la que hay solo dos partidos (por lo visto, y respondiendo a todos los tópico que podamos imaginar). Si eres de izquierdas no puedes comulgar con nada de la derecha, y si eres de la derecha Dios te libre de pensar que algo hecho por la izquierda es bueno, no digamos ya el decir que se pueden tener otras ideologías y partidos (existen, aunque el tópico y el periodismo, y los tópicos periodísticos, a veces hagan pensar que no).

Y llegamos al final de este escrito (que desde un principio decidí no exceder de un folio). No, claro que no hay conclusión, ya que solo sería la mía y haría que sin duda cayera en tópicos, bandismo y dos o tres falacias periodísticas.

No hay conclusión pero sí una recomendación, una por otra, y es que os hagáis con el libro “Si te gustan las rubias, eres un ¡MACHISTA!” de Juan Antonio Espeso con ilustraciones de Sansón. Esta pequeña joya de la editorial Iniciativa Mercurio, en su línea Letras Apócrifas, se mete de lleno en el tema del bandismo, incongruencias, tópicos y falacias en profundidad (de hecho, es así, es el culpable de que yo haya escrito todas estas líneas). Un divertido texto, pero muy real, que hará reflexionar, pensar y darnos cuenta de la cantidad de veces que uno mismo cae en todos estos hechos.

Portada del libro que os recomiendo.

¡Ah! Y tengo amigos que van a los toros. Cosas de la vida.

¿Alguno se ha dado cuenta? Realmente no he explicado el termino “bandismo”.

TEORÍA DE LA RESISTENCIA SIN BANDOS
(páginas 213-214 de “Si te gustan las rubias, eres un ¡MACHISTA!”)

1) Expresar una idea no significa pertenecer a ningún bando
2) Expresar una idea no supone estar en contra de quien tiene otra distinta
3) No es obligatorio convencer a quien piensa distinto. Se puede aprender del otro
4) Las ideas y conceptos pueden existir de manera autónoma
5) Una idea expresada sobre un tema no permite presumir otra
6) Estar en desacuerdo con alguien sobre algo no debe suponer estarlo en lo demás
7) Los tuyos no tienen por qué pensar como tú
8) Lo sostenido para un caso no tiene por qué ser aplicable a todos los casos
9) La verdad es la que es. Independientemente de mis intereses
10) No hay por qué aceptar que haya bandos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*
Website